El rincón peligroso

Nuevas criaturas

Ideas, historias, sueños y alucinaciones aguardaban agazapadas en cajones de mi despacho y en rincones de mi ordenador. En un momento de descuido (ups) creo que se han escapado unas cuantas de esas creaciones. Algunas son inofensivas. Las otras… bueno… eh… las otras no.

¡Anuncio! Mi poema “Los amos y sus bestias cierra el primer número de la revista argentina Foco Literario. Disfrutadlo: https://revistafocoliterario.wixsite.com/rflite/numero-1

Myriam Oliveras: “Llevo en la sangre la pasión por los villanos atractivos y extravagantes”

Un cielo despejado me ha acompañado desde que salí de Francia. He cruzado la frontera para pasar a España, he llegado a Cataluña y me he permitido un rodeo para pasar por Barcelona aprovechando el buen tiempo. Por eso no me explico el cielo plomizo que se me ha echado encima al acercarme al lugarSigue leyendo “Myriam Oliveras: “Llevo en la sangre la pasión por los villanos atractivos y extravagantes””

El terciopelo

He vuelto a tener el mismo sueño. Cuéntemelo. Cuéntemelo – murmura Angeline incapaz de esconder el desprecio provocado por el tono aséptico del psicólogo, su manera de cruzar las piernas, el ruido del lápiz garabateando el cuaderno. – Se lo voy a contar… – dice antes de suspirar y comenzar su descripción. – Camino porSigue leyendo “El terciopelo”

Héctor García Quintana: “Escribir no se escoge, la literatura te escoge a ti; o eso decimos para estar en paz con el resto del mundo”

Héctor García Quintana (Cuba, 1970) no es una persona, es un termómetro cultural. Quedar con él para tomar una cerveza es ponerse al día sobre las series que hay que seguir, los libros que hay que leer y las películas que hay que ver. Además, ejerce sobre mí un efecto tranquilizante. Le comento una polémicaSigue leyendo “Héctor García Quintana: “Escribir no se escoge, la literatura te escoge a ti; o eso decimos para estar en paz con el resto del mundo””

Monstruo

Los labios de la bestia, cosidos el uno al otro, le recordaban los raíles metálicos de una vía de tren. Sus encías supuraban y derramaban entre los hilos de sutura un líquido burbujeante. Éste resbalaba por la barbilla hasta unas manos de falanges finas, alargadas, huesudas y pegajosas. Abraham se aproximó bastante y la contemplóSigue leyendo “Monstruo”

Ese hombre

Para verse, el Arquitecto no puede servirse de un espejo sino que mira nuestro mundo a través de la pantalla gigantesca que son los ventanales de su oficina. En este despacho, un cubo transparente de vidrio e indiferencia, la mirada puede dirigirse hacia cualquier punto cardinal y obtener la misma imagen aparentemente idéntica. En esteSigue leyendo “Ese hombre”

Sinergia

Algo transformó el intenso letargo de Oto en un interés exagerado por algo que ocurría a diez metros de su persona. Se quedó quieto intentando saber qué le había despertado. Como no lo lograba, ni lo ha logrado aún, levantó su científico culo del taburete que sufría su afición a los almuerzos copiosos. A buenSigue leyendo “Sinergia”

Depredadores

Lo despertó el silencio. Se vistió con la camisa a cuadros colgada en el respaldo de la silla y los pantalones que recogió del suelo. Abrió los cuarterones para mirar por la ventana antes de caminar hasta la entrada. Se puso las botas que encontró acostadas junto al felpudo y salió a encontrarse con elSigue leyendo “Depredadores”


Abónate

Para molestarte cuando publique nuevos textos y contenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora